línia
La importancia de la
Constitución de Cundinamarca
línia

 
 

La importancia de la Constitución de Cundinamarca

Durante tres siglos Colombia fue dependiente del Gobierno español. Sus habitantes eran sometidos no sólo al despotismo de los gobernantes, sino también al abandono con respecto a la metrópoli. A finales del siglo XVIII, el pensamiento político del neogranadino o criollo cambia, debido a la influencia externa y el proceso independentista empieza a desarrollarse. El inconformismo era palpable al principo del siglo XIX. Tras algunos sucesos históricos, como La Revolución de los Comuneros, La Expedición Botánica, La invasión Napoleónica a España, El memorial de Agravios, se produce La independencia el 20 de julio de 1810. La primera preocupación de la naciente clase dirigente, “para afianzar la emancipación de la metrópoli y asegurar vida propia a la naciente soberanía,” (Manuel Pombo, 281) fue la de promover un Cabildo Extraordinario que suscribiera el Acta de Independencia. Esta fue provisional y no todas las provincias correspondieron a la excitación de la Junta de Santafé. “Algunas de ellas se confederaron, otras funcionaron aisladas, y aun hubo varias que se declararon enemigas de Cundinamarca, permaneciendo aferradas a los principios realistas. Nació entonces la rivalidad; el germen de la discordia principió a producir sus venenosos efectos; el exceso de federación engendró la anarquía: era aquello una máquina descompuesta, descompuesta antes de montada, en que cada rueda funcionaba por separado sin concierto con las otras ni producción de la fuerza de defensa, que sólo en la unión y en la armonía hubiera podido realizarse.” (Manuel Pombo, 283).

Es notoria, entonces la necesidad de buscar un remedio para tantas diferencias. Así, se encarga una comisión para redactar un proyecto de Constitución. Jorge Tadeo Lozano y Luis Eduardo de Azuola asiduamente colaboraron en este proyecto.

“En seguida quedaron sentadas las dos bases principales e invariables sobre que habría de procederse en la expedición del Código Fundamental, a saber: la profesión solemne de la Fé Católica, Apostólica, Romana, y el reconocimiento de Fernando VII para que, con el título de Rey de los Cundinamarqueses, entrara a ejercer vitaliciamente el Poder Ejecutivo, 'bajo pacto y juramento de observar inviolablemente la Constitución', en la cual habría de establecerse, como principio fundamental, el Gobierno constitucional y respresentativo, con la debida separación de los tres Poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial.” (Manuel Pombo, 302)

En esta Constitución de Cundinamarca es notoria la combinación de normas repúblicanas con principios monárquicos. Es obvia la influencia de la Constitución de los Estados Unidos cuando leemos las normas de origen repúblicano. Lo que la hace valiosa es que es el primer paso hacia la consolidación del Derecho Constitucional Colombiano, otro paso importante en la consolidación de Colombia como pais independiente.

Bibliografía

  • Pombo, Manuel Antonio y José Joaquín Guerra. Constituciones de Colombia, Tomo I.

  • Bogotá: Fondo de Promoción de la Cultura del Banco Popular, 1986

 

 

Home